Webs Personales Globered
Consigue tu propia página web
Diseño, planificación y construcción de jardines. Red Social

0 0 0

El compostaje casero

Fabricar compost en casa: uso de compostadoras, máquinas de compostaje.

Por: Webmaster | Publicado: 10/04/2007 15:17 | | | #Cont:2




Fabricar el propio compost es una opción muy interesante para cuando se dispone de un jardín, aunque se trate de uno de reducidas dimensiones. La materia prima podemos encontrarla en gran parte en la propia basura orgánica que se genera en el hogar, con lo cual nos permitirá reciclarla de una forma sencilla y cómoda.


-¿Qué necesitamos para poder compostar en el hogar? Realmente muy poca cosa. No vamos a requerir demasiado espacio; un hueco al aire libre de un metro cuadrado puede bastarnos perfectamente. Si bien podemos llegar a fabricarla nosotros mismos sin demasiados problemas, por simplicidad podemos comprar una compostadora, es decir una máquina para llevar a cabo el compostaje. Estas compostadoras, generalmente de plástico reciclable, no son más que contenedores para la materia orgánica, en ocasiones con aspecto de un pequeño barril. Realmente no resultan imprescindibles para el proceso de compostaje, pues los microorganismos descompondrán la materia orgánica aunque se encuentre amontonada en una simple pila, pero sí que facilitará y acelerará el proceso, al tiempo que estéticamente resulta más agradable a la vista. Una característica de las compostadoras, tanto si son cilíndricas de plástico, como rectangulares de ladrillo, o incluso de rejilla metálica, es que deben contar con agujeros de ventilación en sus paredes para airear el contenido. La compostadora, la máquina para compostar, deberá colocarse en un lugar llano, horizontal, con buen drenaje, parcialmente a la sombra aunque algo de Sol debe recibir, y protegido de los vientos más fuertes.

-¿Qué podemos utilizar como materia prima para el compostaje? Materia orgánica de lo más diverso. Podemos aprovechar buena parte de los desperdicios orgánicos de nuestras cocinas: restos de frutas y verduras, zumos, papel de cocina, yogur, leche, aceite, vinagre, posos de café o té, cartón, periódicos, etc. Restos de carne o pescados también son utilizables pero con un cierto cuidado pues pueden acabar desprendiendo malos olores al descomponerse. Las cascaras de huevo son una buena adición. Del jardín podemos aprovechar también una gran cantidad de elementos como por ejemplo el césped cortado, hojarasca, ramas, restos de poda, plantas arrancadas del huerto, serrín, cenizas, e incluso estiércol si se dispone de él. Deberemos ser precavidos al usar plantas enfermas pues existe el riesgo de propagar la enfermedad. De igual modo deberemos usar con cuidado las malas hierbas que arranquemos pues sus semillas podrían extenderlas por todo el jardín al mezclar el compost. En cualquier caso el proceso de compostaje será más rápido si todos estos elementos se encuentran troceados en pequeños fragmentos y bien mezclados, sin capas de diferentes materiales.

-¿Cuánto dura todo el proceso de compostaje? Podemos obtener compost en cuestión de semanas, alrededor de un mes, pero dependiendo de las circunstancias particulares de cada caso el proceso podría prolongarse tres, cuatro, o incluso más meses. Existen productos aceleradores, si lo consideramos necesario. Para saber si el compost está “maduro” basta una breve inspección visual. Un compost maduro no debe desprender fuertes olores, y en él no deberían poderse identificar los componentes iniciales, ni encontrarse gusanos. Si se embolsa el compost y se sitúa en un lugar sombrado, no debería aparecer transpiración (humedad en las paredes interiores de la bolsa), ni aumentos de temperatura al cabo de uno o dos días. Si esto ocurre es que el proceso de descomposición, comopostaje, no ha finalizado y debería devolverse a la compostadora.

-¿Cómo usar el compost? El compost maduro deberá utilizarse mezclándolo con la tierra. Se puede ser generoso pues no hay riesgo de dañar la planta por añadir una buena cantidad. Si el compost todavía no está maduro también puede utilizarse pero se aplicará sobre el suelo y moderando las cantidades, ya que un exceso podría dañar las plantas. En ambos casos deberemos cribar, tamizar, el compost usando una rejilla con agujeros de un centímetro aproximadamente. Cualquier elemento que no pase por el tamiz se devolverá a la compostadora.
Una vez tenemos el compost es posible crear un abono líquido a partir de él con gran facilidad, una opción muy interesante para su uso con plantas de interior. Basta con llenar una bolsa de tela con un kilo de compost, aproximadamente. Seguidamente dejaremos esta bolsa en remojo en un cubo de agua durante un día, más o menos. Pasado ese tiempo podremos utilizar el agua del cubo sin mayores problemas.

Comentarios
Jaime
Jaime
El uso de cal. Es precursor de formación del compost entre materias orgánicas o simplemente ayuda en la eliminación de olores indeseados?
alberto contreras
alberto contreras
estamos interesados en maquinas para fabricar compost a diferentes escalas
Comenta