Webs Personales Globered
Consigue tu propia pgina web
logo de portal bonsai histrico
0 0 0

AKADAMA

Por: SAMORTOPublicado: 26/04/2004 03:57 | | | #Cont:8




Artículo 32. Citas y reseñas.
Es lícita la inclusión en una obra propia de fragmentos de otras ajenas de naturaleza escrita, sonora o audiovisual, así como la de obras aisladas de carácter plástico, fotográfico figurativo o análogo, siempre que se trate de obras ya divulgadas y su inclusión se realice a título de cita o para su análisis, comentario o juicio crítico. Tal utilización sólo podrá realizarse con fines docentes o de investigación, en la medida justificada por el fin de esa incorporación e indicando la fuente y el nombre del autor de la obra utilizada.


AKADAMA, LA “TIERRA ROJA”

Articulo copiado de la revista “Bonsái Actual” Nº 8 del año 1989

A medida que sale al mercado más y más literatura sobre Bonsái, la palabra japonesa akadama aparece con más frecuencia en la boca de los aficionados.
Pero, ¿en qué consiste esta tierra que los autores japoneses definen como casi milagrosa?.
Los ideogramas japoneses que forman la palabra akadama significan literalmente “tierra roja”, y la akadama es eso en esencia: una tierra arcillosa de color rojo-anaranjado.
Se obtiene en excavaciones a cielo abierto, siendo una de las canteras más famosas los alrededores de la montaña Akagi-yama.
La tierra conocida como akadama se encuentra entre un primer estrato de mantillo, y otro inferior de arena. Por debajo de la capa de arena se encuentra otra tierra muy utilizada en Japón para su uso en azaleas: Kanuma.
El procedimiento de extracción se realiza por capas, que recibirán un trato diferente dependiendo del tipo de sustrato extraído.
La primera capa, el mantillo, será triturado, desinfectado y embolsado para sus uso principalmente en plantas de flor o como corrector de suelos.
La akadama, en primer lugar, se deja secar en invernaderos para poder separar, en el paso siguiente, los granos finos de los gruesos. Así la tierra roja se comercializa con dos calibres de grano: el fino va de uno a dos milímetros y medio, y el grueso de los 2,5 a 6 mm.
La akadama es una tierra neutra o ligeramente ácida, con un PH de 6,5 a 6,9 (7 es el punto neutro), característica ideal desde el punto de vista hortícola para la mayoría de las especies.
Su grano es muy firme y resiste bien la presión y el paso del tiempo sin deshacerse.
Generalmente, el sustrato de los Bonsái japoneses, está compuesto, o bien por un 100% de akadama, o bien por 8 partes de arcilla y dos de arena.
Es decir, que poseen muy pocas materias orgánicas en su composición. Los suelos compuestos de partículas minerales poseen mayor porosidad que los orgánicos, que tienen una fuerte tendencia a retener agua. Sin embargo, en comparación con la mezcla tradicionalmente utilizada por aficionados españoles (1/3 arcilla, 1/3 arena, 1/3 mantillo), la akadama presenta una menor capacidad de retención de agua. Ello, que puede parecer un inconveniente, asegura al cultivador un perfecto drenaje, que hará prácticamente imposible la pérdida de un árbol por podredumbre de raíces.
Puesto que, en cuanto a capacidad de drenaje, el tipo de suelo utilizado es poco importante, ello viene a indicar que los aficionados españoles son poco exigentes en el cribado de sus mezclas y la selección de granulometrías.
Otra característica curiosa de este tipo de suelo está relacionada con la capacidad de intercambio de iones. Graduados en escala, a mayor valor, mayor retención de nutrientes, y mayor habilidad de las partículas del suelo para retener los nutrientes y liberarlos después para la nutrición de la planta. Esta capacidad posee además un efecto amortiguador sobre los cambios bruscos en el PH del suelo por el riego o el fertilizado.
La akadama, es curioso, posee un índice bajísimo. Sin embargo, lo que podría ser el principal inconveniente de la tierra roja, se ve corregido por el casi exclusivo uso del abono orgánico en Japón. Así, al cabo de dos meses, el índice se sitúa entre los grados más altos.
Respecto a la retención de nutrientes, el 90 % de las mezclas que normalmente se utilizan en Bonsái son ligeramente deficientes en nitrógeno, fósforo y potasio. Tan solo se exceptúa un 10% en las que los cultivadores añaden un cierto porcentaje de humus en el momento de mezclar los diferentes suelos. Esta deficiencia es corregida rápidamente en Japón por el uso de abono orgánico, mientras que entre nosotros, el uso de fertilizantes químicos no consigue corregir la situación hasta mitad de la época de crecimiento.
Por todo lo anterior se deduce que la akadama no es la tierra perfecta en todos los aspectos, como algunos argumentan. Su ventaja más importante es el tamaño y la firmeza del grano, así como su PH. En todas las otras características, son las prácticas horticultura les japonesas las que consiguen que se comporte como una excelente tierra.
Por ello mismo, un Bonsái cultivado entre nosotros con akadama puede no funcionar tan bien como lo haría en Japón. Deben cambiar al mismo tiempo las prácticas de riego (más abundante) y abonado (orgánico).
En el intento por conseguir una arcilla que se comportara como la akadama, algunos cultivadores comenzaron a utilizar arcilla calcinada. Pero si bien su resistencia a la presión era parecida e incluso superior, ni la forma del grano era la misma (la akadama es redondeada y la arcilla calcinada de cantos agudos), ni el PH tampoco, encontrándose variaciones entre 5,2 y 9,3 (recordemos que pocas plantas pueden sobrevivir con PH superior a 7,5, y ninguna sobrevive con PH 9).
Otros sencillamente prescinden de ella utilizando para sustituirla más cantidad de arena de río. No es una mala solución ni respecto al drenaje ni en cuanto a la retención de agua, pero precisa de un abonado programado y estricto.
Aunque esta solución es correcta, algunos aficionados se resisten a dejar de utilizar arcilla en sus mezclas, aun cuando hayan sufrido problemas por asfixia radicular en alguna ocasión.
No hay ningún problema para utilizar nuestra propia arcilla (aunque no se comportará igual que la akadama) siempre que observemos las siguientes precauciones:
Nunca usaremos arcilla superficial; aunque el grano parezca mas adecuado, en poco tiempo quedará reducida con el riego a fino polvo, que bloqueará los poros del sustrato.
Debemos ser consistentes en el cribado y rechazar los granos inferiores a 1,5 mm.
La proporción de arcilla utilizada no debe n
Comentarios
Galadriel
Galadriel
Hola
En ese artículo especifica que con akadama se utiliza el abono orgánico, alguien puede explicarme el motivo?

Un saludo desde Madrid,
Gala
Sergio
Sergio
Un saludo

Por lo que he creido entender, mas que recomendar el orgánico con akadama, recomiendan el orgánico en general.

El abono orgánico actua, además de fertilizante, como una especie de corrector del suelo. Y las pequeñas deficiencias que pudiera presentar en sustrato quedan en cierto modo compensadas por él. (Ojo, no siempre, si el sustrto es malo tampoco va a hacer milagros).
El por que de este efecto corrector se encuentra en su composición: al descomponerse libera una enorme variedad de compuestos distintos, cada uno útil de una forma distinta para la planta.
Por el contrario los químicos solo disponen de unos pocos elementos, nada más. Si el sustrato tiene otras carencias o problemas puede que incluso se vean acrecentados por la acumulación de estos elementos si uno no vigila la dosis.

hasta otra
Sergio
flautinet
flautinet
Me he encontrado est haciendo una busqueda en google, es muy fuerte, pero cualquier busqueda que hagas sobre bonsai en español acabas en postalbonsai.
Espero que los webmasters esteis orgullosos de lo que habeis creado.
De paso subo el post, que no está mal recordarlo.

Saludos desde Valencia.
jordi
jordi
Gracias por divulgar este interesante artículo.
Quiro expresar una crítica (al artículo, no a ti) y es que canado dice :

"Puesto que, en cuanto a capacidad de drenaje, el tipo de suelo utilizado es poco importante, ello viene a indicar que los aficionados españoles son poco exigentes en el cribado de sus mezclas y la selección de granulometrías."

Bueno, creo que puede tener razón, pero que hemos de tener muy presente que no es lo mismo cultivar un bonsai en Almería que en Kyoto, por el clima. En Japón, el clima es monzónico, las lluvias de Tokyo triplican a las de Barcelona, por ejemplo, y el período de lluvias fuertes y prolongadas coincide con el verano, justo al revés que en España.

Por lo tanto, en la misma mezcla, un bonsai en agosto aquí se puede morir de sed mientras en Japón se pudre. No se puede comparar a la ligera.

Por lo tanto , en nuestro clima, es determinante cuántas veces al día podremos regar, si cultivamos en akadama sola. Es fácil perder un árbol en un sólo día por falta de agua.

Un saludo.


jordi
jordi
Rescato este post, me parece muy interesante de releer.
VERDET
VERDET
remember the question
Cascalleta2
Cascalleta2

<font size=1><b>[Modificado el 16/12/2008 a las 15:12]</b></font>

llevo 20 años en el mundo del bonsai y no compro acadama ni compraré las razones principales son . Los japos nos mandan lo que no quieren ellos .
Lo que utilizan ellos para los geranios por poner un ejem, nosotro a precio de oro nos lo meten para los bonsais,Tiene razón el samorto de que se descompone con la cantidad de riego que utilices,¿y cual tiene que ser?
Siquieres que vivan tus Arboles no utilices Akadama
neogeo
neogeo
cascalleta2, hay que mezclar la akadama con pomice o volcanica. Una manera de no tener que regar tanto en verano es usar macetas mas profundas o algo mas grandes, el uso del musgo encima tb ayuda y a ser realistas "en agosto hay que sombrear un poco; la mayoria de las especies no soportan tanto calor".
a mi la akadama me gusta mucho, es cara, es lo malo que tiene, pero permite una buena aireacion de las raices. Cuando por fin tenemos un arbol bueno, hemos de pasar queramos o no por el uso de la akadama.

saludos