Webs Personales Globered
Consigue tu propia página web
logo de portal bonsai histórico
0 0 0

Un ficus grandecito

Primeros trabajos en un ficus de buen tamaño, por JJMA

Por: Webmaster | Publicado: 30/09/2010 13:29 | |




Muy buenas.

Otra de ficus. La verdad es que los ficus son una especie que nunca me ha dado por cultivar, pero por cosas que pasan, ahora tengo unos cuantos entre mis árboles. Creo que uno de los primeros ejemplares que vi. y que mi impresionaron, hace ahora más de veinte años fue un ficus. En esos tiempos, los ficus que se veían eran preciosos, no como los de ahora. Grandes bases, troncos gruesos, sin curvas tipo carretera de montaña y copas amplias y densas. Nunca tuve pasta para comprar uno de ellos, ni sitio para poder tenerlo. Pero la imagen de esos ficus se me quedó grabada, y aunque hoy en día se pueden encontrar árboles de las características que comento, hay una cosa que no ha cambiado, sigo sin tener pasta para comprarlo.
Los que nos dedicamos a esta afición actuamos muchas veces por impulsos “irracionales”, y en el año 2003, a través de esta web y por mediación de José Acuña, de Centro Bonsai Tenerife, se me presentó la oportunidad de adquirir un ficus, que si bien no era lo que yo tenia en mente, se le aproximaba bastante para lo que podía encontrar por aquí. Pues nada, como me pareció barato, le encargué uno, y ya veríamos como nos apañábamos para hacerlo llegar desde Tenerife a Siberia. La providencia vino en nuestra ayuda, y unos buenos amigos míos marcharon en Diciembre a pasar unos días a Tenerife. Además de buenos amigos, fueron inocentes, y se prestaron a traer el árbol en el avión de regreso, jejejejejejejeje, no sabían a que me refería cuando les dije que tenían que traerse un “arbolito”. 

José Acuña desmacetó el árbol y lo dejó a raíz desnuda, para eliminar peso, envolvió las raíces en musgo húmedo y plástico, y lo embaló perfectamente en una caja. El árbol media casi un metro de alto, y tenia un volumen considerable, así que podéis imaginar la caja. Me hubiese gustado ver la cara de los “porteadores” cuando vieron aparecer a José en el aeropuerto con la caja. Por cierto, muchísimas gracias por las molestias amigo. Facturaron el “paquete” y ese mismo día 28 de Diciembre de 2003, el “inocente” ficus, viajo en la bodega de carga del avión hasta Siberia-Gasteiz. Para que se fuera enterando del cambio que suponía crecer en Tenerife y emigrar a mi casa, la bienvenida fue una ligera nevada, y un interés desmedido por parte de la Guardia Civil del aeropuerto ante aquella caja sospechosa. Reacción de mi amigo ante los requerimientos del aduanero: Ud. verá, eso es un árbol, pero si abre la caja para inspeccionar, una vez de visto, lo deja todo como estaba, y le aseguro que no va a ser fácil. Ante semejante reto, el agente los dejo pasar sin más problemas.

Me trajeron el árbol a casa, donde tenia dispuesto todo para volver a enmacetar el árbol. Una maceta de mica de dimensiones considerables, ya preparada con su drenaje, alambres de sujeción, etc., y una buena cantidad de mezcla preparada, akadama y grava de acuario al 50 %. Descargamos la caja del furgón (hasta en el medio de transporte fuimos previsores) y entre copos de nieve lo subimos a casa. Abrí la caja y allí estaba el “bicho”, grande y en perfectas condiciones. Lo enmaceté simplemente peinando las raíces, bien sujeto con los alambres, y a esperar la reacción.

La verdad es que al árbol le dimos bastante caña, y lo notó. Supongo que la bodega de un avión no tiene una temperatura muy agradable, y entre eso, el cambio de situación, y que debía de estar dentro de casa hasta que mejorase el tiempo, la perdida de hojas fue bastante acusada. Tan acusada, que tuve que poner en practica todo tipo de artimañas al objeto de que el árbol no siguiese deteriorándose. Fueron unas semanas difíciles, pero al final, y a pesar de haber perdido muchísimas hojas, de todos los colores, comenzó a brotar nuevamente, lo cual fue un alivio para los dos. Son duros los puñeteros.

Se me olvidaba comentar que este árbol tiene el tronco de benjamina , pero todas las ramas están injertadas de otra variedad, microcarpa. Pero esto solo lo intuyo, pues hay tantas variedades y cultivares de ficus que me pierdo bastante. Es decir, que cualquier rama que nazca del tronco, no es valida a no ser que la injertemos con la misma variedad que el resto de las ramas. Otro reto más. Así fue como quedo recién llegado. 



Comentar que la utilización de una maceta de mica fue por varios motivos. El primero, que una maceta de cerámica de esas dimensiones, cuesta una pasta y no merecía la pena gastarla sin saber si el árbol sobreviviría, o simplemente, se merecía la maceta. La segunda, que la mica absorbe mucho calor, y donde yo vivo el Sol es caro de ver, así que aprovechando esa característica de la mica, podría conseguir una mayor temperatura en el cepellón lo que estimularía el crecimiento de las raíces. Ha funcionado bien, porque al árbol le supongo un buen cepellón, ya que está firmemente asentado, y he tenido que eliminar gran cantidad de raíces que sobresalían y crecían a través de los agujeros de drenaje. Y otro motivo nada despreciable, es el peso. Os aseguro que manipular un árbol de estas dimensiones y volumen de maceta es trabajo para dos, y siempre que no tengas que menearlo mucho. Agradecer aquí la colaboración de mi bendita esposa, que si bien algunas veces lo hace a regañadientes, siempre colabora en las labores de traslado etc.


Durante el año 2004, simplemente me limite a regar y abonar. No pincé, ni podé, simplemente eliminé ramas muertas para evitar que hubiese basurilla que pudiese dar problemas, ya que en los periodos en que está dentro de casa la ventilación es escasa y podría tener problemas de enfermedades. En definitiva, que creció a su bola, con los tratamientos preventivos que aplico a todos los árboles en época vegetativa. Calculo que sobre el mes de Abril fue cuando salio a la calle, y sobre finales del mes de Noviembre de 2004 cuando volvió a entrar. Ha aguantado temperaturas puntuales de 2º C sin resentirse, pero tampoco es cuestión de apurar en exceso, pues las heladas tengo la absoluta certeza que son fatales. A una anterior experiencia me remito, ya que perdí precisamente un ficus por dejarlo una noche para que se regase con agua de lluvia y amaneció regado y congelado.

La reentrada en casa le sienta como una patada en la entrepierna. Mientras está en la calle, al sol, con buena ventilación brota sin parar, sano y verde. Pero es meterlo en casa y catapún, se tira unas semanas tirando hojas como un loco. Ya me he acostumbrado, no hay problema, en cuanto se aclimata, deja de tirarlas y comienza de nuevo a brotar. No con alegría, lo hace al tran tran, pero al menos reacciona.

Y esta Primavera, después de un Invierno especialmente duro, que por cierto les ha venido a los árboles de maravilla, le ha tocado el turno del modelado. Este es el árbol por cada uno de sus frentes el 26 de Junio de 2005. 



La verdad es que no termino de decidirme por uno de los dos frentes del árbol. Lo que en un frente me atrae por el tronco, no me termina de convencer con las ramas, y lo contrario. Así pues, voy a buscar una solución de compromiso. A pesar de que voy a modelar el árbol pensando en que el frente es la primera foto, intentaré que tampoco quede muy desgraciado con la segunda opción. Veremos como consigo tapar la elegante cicatriz que va a quedar en el frente. No será ortodoxo, pero solo se vera si se tienen ganas de sacarle pegas, que de todo hay en el mundo, como debe de ser. 




Lo primero que vamos a hacer será defoliar. Y digo vamos porque para esta tarea me he agenciado un ayudante, mi hija Oihane. Un par de directrices de cómo ha de hacerlo, cortar, despuntar, no defoliar brotes jóvenes o cortos, y a la tarea. Parece que de momento muestra interés. Los motivos del defoliado son varios. Al dejarlo crecer a su aire, hay ramas rectas con incipiente ramificación en las puntas, pero poca ramificación interior, la cual me interesa provocar. Modelar un árbol con hojas es una locura, y al final rompes muchas y de mala manera. Y lógicamente, al tener el árbol desnudo, vemos mucho mejor la estructura y trabajamos más cómodamente. Así que no hay ninguna duda, defoliamos, son mas las ventajas que los ¿inconvenientes?. No le encuentro ninguno. 




Después de defoliar las ramas bajas, excepto una que en principio pensaba acodar, pero que al final he eliminado completamente, es decir está en la basura, bajamos el árbol de su estante para poder acceder a las ramas más altas. En esta foto se puede apreciar mejor el tamaño del árbol. Ciertamente Oihane se lo ha tomado con interés, a pesar de llevar ya un buen rato, continua con la labor. 




Dicen que lo barato sale caro, o al menos laborioso. Comentaba antes que el precio me pareció muy ajustado para un plantón de estas dimensiones, pero claro, todo no pueden ser alegrías. En los países donde se produce este tipo de material no se andan con tonterías, el objetivo es el que es, y todos los condicionantes estéticos, de perfección, situación de ramas etc., que nosotros tenemos, ellos simplemente se los pasan por el arco del triunfo. En esta serie de fotos, podemos intuir el proceso que siguen para elaborar estas plantas. Sobre un tronco de una variedad de rápido crecimiento, supongo que engordado en suelo, y una vez que alcanza el calibre deseado, hachazo y a injertar la variedad que les interesa por las hojas. Este es el resultado del proceso, como se puede ver, la conicidad sencillamente no existe. 




Una vez que cortan el tronco, injertan una rama que hará de ápice, detalle que vemos en la foto. La rama que vemos a la izquierda es un brotecillo que salio justo de una cicatriz del tronco, y que salio en un punto en que me venia bien para posteriormente injertar una rama frontal. Durante un año lo he dejado crecer casi a su aire, podando el ápice cuando cogía una altura considerable, y el engorde ha sido bastante majo, llegando a tapar la herida de la que nació. En una de las fotos superiores, la del llamado frente principal se puede apreciar bastante bien la rama, así como la diferencia entre sus hojas y la del resto del árbol. Esta rama tendrá dos funciones, o tres según se mire. La primera ya comentada, servir de base para un injerto. La segunda, ayudar a cerrar la cicatriz que voy a provocar al sanear el tronco, y la tercera será frenar una posible retirada de savia en el caso de que el corte que voy a realizar no salga como debe. No está de más tener una visión global de todos los trabajos que vamos a realizar, y anticiparse poniendo soluciones a futuros problemas. 




Hablaba de anticipación, y hasta para un simple corte es conveniente planificar. Un sencillo trazo de rotulador nos servirá de guía a la hora de meter mano con la sierra, no sea que nos desviemos y la liemos. Las posturas para realizar algunas operaciones suelen estar condicionadas por ramas que molestan, posición del corte, etc. y es muy fácil desviarse liando alguna de la que después nos arrepentimos. Así que concentración y planificación. 




Cortado el trozo de tronco sobrante. Se supone que la madera del ficus es blanda, y realmente lo es. Pero leches, tenia unos tres centímetros de madera seca que ha costado eliminar. Además, con estos calibres es complicado vaciar las heridas. He utilizado una sierra de poda de dientes muy grandes que evita que se emboce con la madera y se caliente en exceso con la fricción dañando el cambium. Como herramienta para desbaste donde no he podido seguir aplicando la sierra pues chocaba con ramas aprovechables he utilizado la tenaza recta de raíces, que es una maquina de quitar madera por filo y robustez. Y por ultimo, he utilizado la tenaza cóncava (Kobukiri o Kabokuri creo que se llama) para vaciar la herida. Un retoque por los bordes de la herida con el cuchillo de injertos y a sellar. 




Podía haber apurado más la cicatriz, acercándome más a la rama inferior pero no lo he considerado necesario. Realmente mas que una operación estética lo ha sido de saneamiento de la madera, pues mi intención es que esta cicatriz quede oculta por el follaje y no se vea para nada, a no ser que metamos el hocico. Una vista frontal de la misma. 




Aquí os pongo una fotico de las ramas después de defoliadas. Como comentaba anteriormente, las ramas han crecido rectas, y solo disponen de incipiente ramificación secundaria en las puntas. Incluso muchas de estas puntas de ramas desaparecerán después de modelar por no encajar en la silueta final, pero de momento se quedan. También se puede apreciar que las yemas terminales han sido despuntadas para evitar que continúe brotando en las puntas, y forzar así la brotación trasera.
Podemos ver también el motivo de utilizar esta variedad de ficus como follaje. Se caracteriza por un crecimiento muy compacto, con unos entrenudos cortísimos y una hoja más pequeña y redondeada que otras variedades de ficus utilizadas. Por contra, el crecimiento es más “lento”, y la hoja es muy carnosa y rígida, tiene un pecíolo muy corto y hay que andarse con cuidado con golpes ya que el pecíolo, al no tener flexibilidad hace que se desprendan las hojas con relativa facilidad. 




Bueno, pues después de una mañana, corta, porque hacia un calor del carajo, y una parte de la tarde a la sombra, bastante más llevadero, defoliando y haciendo astillas, así ha quedado el árbol, listo para comenzar el modelado.

Aunque en esta foto se ve la primera rama de la izquierda, la que pensaba acodar, al final ha desaparecido, ni acodo ni gaitas. He esquejado unas ramitas por si en un futuro necesito material para injertar y el resto ha ido a la basura. No obstante ya tengo un par de plantas de la misma variedad sacadas el año anterior, y eso de andar aprovechando todo lo que tiene una mínima forma, al final se convierte en una riada de macetas con plantas que no dan más que trabajo.  




Ahora viene la labor creativa. Si hay algo a lo que no termino de cogerle el gusto es a alambrar, aunque parece que con el tiempo me voy adaptando. No me gusta alambrar por dos motivos, requiere una alta concentración y yo soy de neuronas distraídas y prefiero con diferencia, la naturalidad de los árboles modelados a tijera, con quiebros bruscos en las ramas que las curvas dadas con alambres. También es cierto que cuando uno se pone, y las cosas van bien, no se hace excesivamente pesado. Eso si, en el momento en que me canso, o no encuentro una solución que me satisfaga, prefiero dejarlo, meditarlo y continuar al día siguiente.

Después de más de un año viendo el árbol, tengo muy claro cual es la forma que quiero para él. Y en la forma me voy a centrar, así que voy a saltarme normas y cánones con el único objetivo perseguido, una copa en forma de paraguas. Así que aprovecharé todo aquello que sea aprovechable para conseguir el volumen de la copa, sea esto ramas largas o no, nazcan en la posición ideal o no lo hagan. Lo único que he mantenido como norma a seguir ha sido eliminar ramas verticales orientadas hacia arriba o hacia abajo. Pero ramas largas naciendo de las base de las ramas principales las he aprovechado dándoles curvas para reducir la longitud y orientándolas al objeto de conseguir volumen. También he cruzado alguna rama al objeto sobre todo de tapar provisionalmente zonas vacías, así como la cicatriz, que repito, está justo en el frente en que en mi opinión el tronco es mas atractivo. Incluso ciertos brotes, manifiestamente superfluos, los he dejado de forma provisional. A medida que el árbol vaya brotando del interior, iré corrigiendo estos “defectos”, es simplemente cuestión de tiempo y paciencia, total, vamos a vivir más de cien años, ¿que prisa tenemos?.

También he realizado el injerto previsto, eso que se ve dentro de una bolsa de plástico, que en la foto distrae bastante la atención desvirtuando el resultado, pero al natural he quedado bastante satisfecho con el modelado final. 




Esta es la posible parte trasera. Como se puede ver hay una rama baja frontal orientada a derecha e izquierda. Si bien ahora sirve para dar profundidad en la zona baja del árbol visto desde el otro frente, es muy probable que en un futuro desaparezca, tanto si mantengo un frente, como si al final me decido por el otro. De momento hace su servicio, tiempo de quitar siempre hay. Ahora solo queda esperar a la brotación e ir seleccionando yemas, pero lo más laborioso está hecho. Solo temo el día que tenga que eliminar el alambre.
La verdad es que he disfrutado bastante con este trabajo, y si alguno se decide por tener un “bicho”, decir que son fuertes, maleables y agradecidos, además de baratos para lo que suele costar un plantón de vivero o un “bonsai” de tamaño pequeño. Una buena forma de introducirse en los tamaños grandes, a precio contenido. Animaros.

Seguiremos con la evolución.

Un saludo.

Texto y fotografías realizadas por JJMA para Portal Bonsai. 






Muy buenas.

El bicho está que se sale. Llevo toda la semana seleccionando yemas, eliminando aquellas que nacen verticales hacia arriba o hacia abajo, y aquellas que nacen de lugares inapropiados. Algunas otras que no deberían de estar, las dejo para que el árbol vaya ganando densidad. Tiempo de quitar siempre hay. Una muestra de la brotación trasera conseguida, de zonas en las que se aprecia que las hojas no han sido defoliadas, sino que habían caído con el tiempo. 




Las puntas de las ramas defoliadas son las que están creciendo con más vigor, como es lógico. Se pueden apreciar los restos ennegrecidos de los pecíolos y las zonas de despunte. 




De la zona del ápice, madera ya muy vieja y que no tenia ni una sola hoja, está brotando también profusamente. Ahora toca decidir si elimino ramas excesivamente gruesas para un ápice y las sustituyo por estos brotes, o los dejo crecer para que vayan cogiendo fuerza y sustituyo más tarde. Seguramente haga lo segundo, ya he comentado que lo que me interesa ahora es el resultado rápido.

Un saludo. 





Muy buenas.

Ha pasado una semana desde el anterior post. Una semana dedicada nuevamente a eliminar yemas, y en algunos casos a retocar ligeramente la posición de algún alambre que estorbaba para el crecimiento de yemas bien situadas. Algunas ramas van más avanzadas que otras en la brotación, pero todas están respondiendo bien.

En esta foto que he sacado, se puede apreciar los distintos estados en que se encuentran los brotes en función del vigor de las ramas. 




Las ramitas que no fueron defoliadas, ni despuntadas, han continuado su crecimiento. Las nuevas hojas nacen con una ligera coloración rojiza, síntoma de salud. 




Y una cosa curiosa, es tal el vigor y las ganas de brotar, que incluso en algunos sitios que se supone las condiciones no son favorables, lo hace. Anda que no tiene carácter ni nada el árbol. Un par de brotes atravesando el mastic, algo que se está produciendo de forma generalizada en casi todas las cicatrices selladas después del modelado. 






Muy buenas.

Su estado a fecha de hoy. Despues de la brotación, ha tenido unos meses muy poco productivos. Practicamente desde mediados del mes de Agosto ha ralentizado el crecimiento, no haciendo prácticamente nada. Tampoco las temperaturas actuales, mínimas de 4º C, ayudan. Cuando lo tenga que meter en casa para evitar que se congele, supongo que volverá a brotar, y ganaremos un poco mas de densidad, pero no espero mucho de los meses venideros.

Un saludo.





Muy buenas.

Pues el árbol no esta para muchas exhibiciones. En primer lugar, el alambre se clavaba con rapidez pero con poca efectividad. Si bien en un primer momento las ramas mantenían la posición, con el paso del tiempo han ido adquiriendo tendencia a irse todas hacia arriba, recuperando la verticalidad. Como no me gusta alambrar con hojas, y además la variedad de este ficus es de pecíolo muy corto y frágil, no he vuelto a alambrarlo, cosa que necesita. En 2007, que tengo previsto trasplantar, defoliaré y alambrare de nuevo.

Por otra parte, el tronco no me terminaba de convencer. O eliminaba las raíces aéreas y lo dejaba limpio, con lo que eso supondría de cicatrices, o me unía a la tendencia de raíces aéreas y creaba más. He decidido que lo taparé con raíces. Ese es el motivo del contenedor de rejilla que rodea el tronco por completo, y otro que he de colocar más pequeño, como continuación del actual y que llegue hasta la primera rama. Mi idea es conseguir una cabellera de raíces aéreas desde la primera rama hasta la maceta. No me queda nada.

Pues nada, estas son las fotos actuales.

Un saludo 







Tags: ficus  bonsai