Webs Personales Globered
Consigue tu propia página web
logo de portal bonsai histórico
0 0 0

¿Los sustratos matan?

Sustratos en mal estado, por JJMA

Por: Webmaster | Publicado: 21/09/2010 12:55 | |




Muy buenas.

Con demasiada frecuencia, se leen post sobre problemas de árboles comerciales, caída de hojas, hojas amarillas o marrones, pudrición de raíces, etc. que generalmente tienen un supuesto culpable al que nos aferramos con fuerza, el sustrato. Primer consejo recurrente, trasplanta en cuanto sea posible. Y algunas veces la impaciencia hace que “cuando sea posible” se convierta en la peor época o momento para el árbol, con malas consecuencias.

Soy el primero en defender que un buen sustrato, es el mejor soporte para la salud de un árbol. El abono, las vitaminas, las enmiendas y cualquier otra cosa que se nos pueda ocurrir, no son más que pequeños detalles que pueden variar los resultados, pero que por si solos no arreglaran un entuerto como el de un mal sustrato.

Pero dicho esto, aquí llego con la discrepancia. No entiendo, de verdad que no lo entiendo, como se puede llegar a morir un árbol en semanas o meses, cuando no en días. En realidad creo que si que lo entiendo, pero echarle toda la culpa al sustrato, pues como que va ser que no. Vamos a tener que olvidarnos un poquito del recurso fácil de que la culpa la tiene el sustrato, y hacer una reflexión para ver que es lo que hacemos mal, y remediarlo. No me voy a repetir sobre cosas que ya he escrito en otros post, quien desee leerlos ahí los tiene, pero si que quería mostrar un par de árboles que tengo, en el típico sustrato que todos conocemos, y que no me han dado especiales problemas para mantenerlos sanos durante una temporada completa.

Un Podocarpo, regalo de un buen amigo de la web a mi hija Oihane. Si no recuerdo mal, se lo regaló en el mes de Junio de 2005, y es una especie de la que casi no tenía ni idea de su existencia, menos aun de cómo cultivarlo. Lo coloque en la terraza al Sol según llegó, y allí estuvo hasta que el riesgo de heladas se presentó, momento en que junto a los ficus lo metí dentro de casa. Esto fue en el mes de Noviembre. Desde Noviembre hasta ahora, sigue en casa, y le quedan todavía varias semanas dentro. El aspecto del musgo que traía de serie. Todas las fotos de este post están sacadas ayer Domingo, 20 de Febrero de 2006. 




El aspecto del cepellón fuera de la maceta. A pesar de que la arcilla en que está plantado está completamente degradada, el aspecto de las raíces es sano y abundante. Si bien ese sustrato no reúne ninguna de las condiciones ideales de las que tanto hablo, un riego controlado puede evitar los típicos problemas, y hasta generar un correcto sistema radicular. Es más complicado que con un buen sustrato, pero tampoco hace falta ser un genio para conseguirlo. Si hay alguien lejos de ser un genio en cualquier cosa, ese soy yo. 




Debido a que el árbol ha estado desde Noviembre dentro de casa, pues su invierno no lo ha sido tanto, y ahora está recién brotado. Un problema añadido, pues ahora no me voy a poner a trasplantarlo para no malograr la brotación, y es probable que cuando lo saque a la calle su reacción sea continuar haciéndolo. Tengo la esperanza de que cuando lo saque a la calle, al no tener temperaturas tan constantes como dentro de casa, sufra un parón que me permita realizar el trasplante. Como no conozco la especie, de momento todo son suposiciones hasta que no pasen unos años con él, no tendré elementos de juicio suficientes para conocer su comportamiento. Leer se puede leer mucho, pero como la experiencia propia, no hay nada. 




El árbol que os muestro a continuación es uno de esos que también acostumbran a ser conflictivos por un motivo u otro, un arce palmatum, variedad kijohime o kiyohime, que de ambas formas lo he visto escrito. En este caso, el árbol lo compré en Marzo-Abril de 2005 no recuerdo la fecha exacta. Solo recuerdo que camino a Donostia tuve que darme la vuelta pues el puerto se quedó bloqueado debido a la nieve, y tuve que ir por la autovía de Leizaran, un porrón de kilómetros más. Mereció la pena, buen yantar, buen trasegar, y una interesante visita a Irun Bonsai. La verdad es que no tenía idea de traerme nada de allí, pues iba para dejar, pero no para llevar, pero la carne es débil, la mía mucho, y me traje este árbol. Como su origen era el vivero de los sustratos conflictivos, además del sustrato típico, ya estaba completamente brotado y pinzado, y este era el aspecto en esas fechas. Los granos de akadama que se aprecian en la superficie, los puse yo para la foto, pues la tierra era un ladrillo de arcilla muy antiestético. 




No tengo fotos del árbol a finales de verano, pues el tiempo de mis vacaciones en que estuvo regado con el riego automático se desmadró con una fuerte brotación, y dejarlo decente para la foto hubiese supuesto un recorte que hubiese provocado nuevas brotaciones, así que deje que creciesen los brotes, pero sin pinzarlos. Parece que están esperando a que no los veas para hacer lo que les da la gana. Decir que excepto alguna hoja interior que se secó por falta de luz y ventilación, tampoco me ha dado ningún problema. Este es el aspecto del sustrato ayer domingo, momento en que lo trasplanté. 




Como se puede ver, la akadama, que no tenía ninguna otra cosa más, ni grava ni volcánica ni ná de ná está completamente degradada, pero las raíces se ven sanotas. Un pelín pasado de frenada, tenia que haber trasplantado un par de semanas antes, pero estaba en otras cosas y no pude. Una vista inferior del cepellón. 



Aunque la idea de este post era mostrar que a pesar de la baja calidad de los sustratos originales de los árboles comerciales es posible mantener sano un árbol, ya aprovecho las fotos que saqué para mostraros como traté el cepellón de este árbol.

Como el cepellón era un ladrillo de arcilla, mientras limpiaba la maceta y preparaba la mezcla, aproveche para que hiciese un poco de submarinismo. Lo ideal es que hubiese estado más horas sumergido, pero la inmersión ayudo bastante a deshacer el cepellón. 




Una vista de la inmersión desde arriba. 



Mientras el árbol está en remojo, aprovecho para meter la maceta en una solución de salfuman y agua para limpiarla más fácilmente. Después de frotar con un cepillo, aclaro abundantemente con agua para eliminar el posible salfuman que haya podido absorber los poros de la maceta. 




El aspecto del cepellón después de un manguerazo previo. Se ha eliminado bastante tierra, pero al estar las raíces enrolladas, no permite eliminar toda. 




Les pegamos un corte sin contemplaciones. No tiene sentido perder el tiempo y tener cuidado, con las raíces que se van a cortar de todos modos. Al eliminar el perímetro del cepellón de raíces, va saliendo el sustrato que en el primer manguerazo no ha sido posible eliminar. 




Todo esto molestaba, cortado sin más. Después de un primer recorte, el siguiente manguerazo es más productivo, y la tierra sale con más facilidad, dejando las raices limpias. 




El árbol, como ya he comentado, está en mi poder desde el año pasado, y este trasplante es el primero que se le hace a mi gusto. El nebari necesita retoques, tiene algunas raíces que da pena verlas, pero para lo que se puede ver en árboles de la misma especie no están ni medio mal. He visto algunos árboles iguales que las raíces hacían triples mortales con doble tirabuzón y que iban a suponer un curro elegante para resolver tanta acrobacia radicular. En esa zona del tronco faltan raíces, así que intentaré provocar su aparición. Unos cortes, y a esperar. 




Mientras espero a que salgan raíces, intento corregir la posición de una de ellas. No se ha movido mucho, pero poco a poco la iré moviendo, y si las raíces salen donde quiero, es muy probable que esa raíz de la izquierda sea eliminada o recortada hasta muy cerca del tronco, ya se verá. 




Una bola de musgo esfagno, sujeto mediante alambre para mantener la humedad en la zona donde quiero que salgan las raíces. 




Otra raíz de juzgado de guardia, esta en la parte trasera del árbol. Como en sus extremos esta bastante ramificada, y alimenta una zona importante del árbol, antes de cortarla alegremente, he procedido a realizar unas muescas en la zona inferior y a colocar musgo para provocar el nacimiento de raíces. Cuando estas salgan la recortaré. 




El resto del proceso, lo típico de atar el árbol, palillear y regar abundantemente. La mezcla, akadama, kanuma y volcánica.

Espero que a alguien le sirva de algo. Un saludo.


Texto y fotos realizados por JJMA para Portal Bonsai. 

Tags: sustratos  bonsai