Webs Personales Globered
Consigue tu propia página web
Portal Bonsai
0 0 0

Estado de salud

Salud y cultivo de nuestro primer árbol.

Por: Webmaster | Publicado: 16/02/2009 16:50 | |
En primer lugar se debería tener en cuenta dónde y cómo va a vivir la planta: cuanto sol va a recibir, cómo es el clima de la zona y qué disponibilidad de riego existe. En el momento de elegir la especie conviene usar el sentido común y plantearse qué especies se adaptan mejor al clima del lugar, porque, por poner un ejemplo, empeñarse en cultivar bonsáis tropicales en una zona de alta montaña sin invernadero puede llegar a ser un deporte tremendamente frustrante.

Casi resulta obvio decirlo pero no está de más insistir: se debería escoger la planta que tuviera un aspecto lo más saludable posible, incluso si es algo menos agraciada que la de al lado. Seguramente el aficionado todavía no dispondrá de los conocimientos ni la experiencia adecuados para el correcto cultivo de su nueva adquisición, así que cuanto más sana se encuentre ésta, mejor soportará los inevitables errores iniciales.
Algunos síntomas que conviene evitar son, por ejemplo: gran número de hojas amarilleando, zonas del árbol completamente peladas, presencia de insectos, telas de araña y demás rastros de fauna no deseada, tierras con aspecto excesivamente fangoso y maloliente, plantas con gran cantidad de manchas en las hojas, hojas de color excesivamente pálido, etc.
Todos estos son síntomas de diferentes problemas que unidos a la inexperiencia del propietario en nada facilitarán la vida a la planta.

Mención especial merece la tierra en que viene el bonsái. Generalmente, y con honrosas excepciones, la tierra en que se han plantado estos bonsáis industriales suele ser deplorable. Por ejemplo, una tierra que presente un aspecto de pasta negruzca y fangosa puede que en esos momentos sustente una planta sana, pero casi con total seguridad es garantía de problemas con las raíces a medio plazo. Hay que tener en mente el transplante para un futuro no demasiado lejano.