Webs Personales Globered
Consigue tu propia página web
Portal Bonsai
0 0 0

Cómo afilar las herramientas

Trucos y consejos para afilar correctamente las herramientas de bonsai

Por: Webmaster | Publicado: 16/02/2009 10:47 | |

Aquí como en todo, podemos encomendar nuestras herramientas a un afilador profesional o hacerlo nosotros mismos. En mi caso siempre las he afilado yo mismo, pues las herramientas de corte curvo no son algo a lo que estén habituados los afiladores y es casi preferible hacerlo tu que sabes como funcionan, que alguien que no sepa el funcionamiento de la herramienta.

Una cosa a tener en cuenta, cuanto menos dejemos que se desafilen o estropeen, más fácil será mantenerlas, por lo que es mejor afilar de forma periódica en cuanto veamos una melladura, rebaba, o notemos que no corta con alegría. Si dejamos que se estropeen mucho, el trabajo será mayor, y al tener que insistir mas con la piedra de esmeril, mas probabilidades tenemos de conseguir el efecto contrario y estropearlas. Los ángulos de corte diseñados por el fabricante, tienen su razón de ser, y no conviene modificarlos.

Materiales que necesitamos: pocos y fáciles de encontrar. Una piedra de esmeril de mano, mas bien pequeña que grande y aceite lubricante o agua, dependiendo del tipo de piedra que usemos. Lija fina o media para metales y un estropajo, además de un trapo o papel absorbente.

En este caso me voy a olvidar de los esmeriles eléctricos por no ser algo a lo que podamos tener acceso con facilidad. Simplemente decir que si los usamos tengamos algunas cosas en cuenta. Con un esmeril “industrial”, el trabajo lo podremos hacer mucho más rápido, pero si no tenemos experiencia, el riesgo de estropear la herramienta también es mucho mayor. Decir también que si insistimos demasiado en una zona concreta, podemos llegar a templar nuevamente el acero de la herramienta al adquirir una alta temperatura superficial, y si no tenemos la posibilidad de recocerla, hacer que dicha zona se haga muy frágil, por lo que podemos correr el riesgo que se nos rompa por exceso de dureza al perder parte de la tenacidad inicial.

Podemos diferenciar aquí dos tipos de herramientas, las de corte recto y las de corte curvo, cada una con sus características y detalles a tener en cuenta.