Webs Personales Globered
Consigue tu propia página web
Portal Bonsai
0 0 0

Intercambio de partículas

El sustrato debe facilitar el acceso a los nutrientes

Por: Webmaster | Publicado: 10/12/2008 14:01 | |
3.2-Intercambio de partículas

Para que las raíces tengan acceso a los nutrientes, estos deben ser retenidos en las partículas del sustrato. Y para ello resultará de vital importancia la colaboración del agua.
El agua es capaz de disolver mas sustancias que cualquier otro elemento, y esto es debido en parte a que tiene una de las constantes dieléctricas más altas que se conocen. Este parámetro mide la capacidad de neutralizar la atracción entre cargas eléctricas y gracias a esta propiedad el agua resulta un solvente especialmente adecuado para electrolitos y moléculas polares. Es decir, adecuado para partículas con carga eléctrica, iones, que componen buena parte de los nutrientes que necesita la planta. La parte positiva de una molécula de agua es atraída por la parte negativa de una molécula polar, y viceversa. De esta forma el agua va a arrastrar disueltos a los nutrientes en forma de ión desde la superficie del sustrato hasta su interior. Donde quedarán situados sobre la superficie de las partículas que forman dicho sustrato, al alcance de las raíces, junto con la película de agua que los ha arrastrado hasta allí. En este punto interviene la capacidad del sustrato en cuestión de atraer y retener también a las partículas con carga, a los iones. El sustrato debe poder atrapar estos iones, y si no dispone de partículas adecuadas para ello casi cualquier abono resultará poco eficaz.

Una vez llegados a este punto las raíces tienen a su alcance, o deberían tenerlo, todo aquello que necesitan para realizar su trabajo: agua, nutrientes y oxígeno.
El agua la tomarán a través de la membrana semipermeable de unas células especializadas que se encuentran en los extremos de la raíz mediante el proceso de ósmosis. Esto quiere decir que al agua pasará a través de la membrana del medio con una menor concentración de sales minerales disueltas hacia aquel en la que esta concentración sea mayor, tratando de igualarlas.
Si todo va bien esto implica que el agua pasará del sustrato al interior de la raíz. Pero puede darse el caso en que la concentración de sales acumuladas en el sustrato sea tan elevada que ocurra precisamente lo contrario: el agua salga de la raíz hacia el sustrato. Si ocurre esto, a causa de un exceso de abono añadido o causa una progresiva acumulación de sales en el sustrato, por mucho que se riegue la planta puede acabar muriendo por falta de agua. Muriendo de sed.
Las partículas nutritivas van siendo absorbidas por la planta a un ritmo más lento que el agua acumulándose temporalmente en el interior de la raíz, de esta forma la concentración de sales se mantiene mayor que en el exterior y el proceso de ósmosis puede funcionar. Estos solutos, los nutrientes, se absorben y almacenan de forma selectiva a un ritmo distinto para cada compuesto, dependiendo en muchas ocasiones la velocidad de absorción de uno de ellos de la cantidad presente de otro distinto.