Webs Personales Globered
Consigue tu propia pgina web
Portal Bonsai
0 0 0

sin_titulo

Por: Blandi | Publicado: 18/11/2006 02:02 | |
yo encontre esto en una pagina web y en parte tambien estoy tomandolo en consideracion, hablan de bonsais en general, pero te lo añado solucar por si te sirve....

Plantación en maceta
Una vez que nos hemos hecho de algún material para bonsái, tenemos que empezar a pensar en los cuidados específicos que necesita. Lo mejor es que al principio dejemos la nueva planta crecer libremente en una maceta normal, de una tamaño medio (alrededor de 20 cm de ancho), sobre todo si se trata de un plantón pequeño de vivero o de una planta recolectada directamente del campo. Especialmente para estas últimas, es fundamental este período de aclimatación a un espacio reducido. Para ello se usa una tierra normal de plantas, aunque se puede mezclar con parte de la tierra original de la zona donde se recolectó la planta. Durante este primer año los únicos cuidados que necesita el futuro bonsái son un riego regular y ya está. Al principio se debe poner a resguardo del sol directo, hasta que veamos que la planta emite nuevos brotes fuertes.

Una vez que vemos que la planta se ha habituado a vivir en una maceta, y que ha crecido libremente, podemos empezar a usar las técnicas específicas de los bonsáis. Cuando llegue la primavera, y antes de que la planta comience su ciclo vegetativo, se debe trasplantar a una maceta de menor tamaño. Para ello sacamos la planta de la maceta en la que está y desenmarañamos las raíces, con cuidado de que no se rompan. Para ello lo mejor es poner el cepellón bajo un grifo de agua. El agua arrastrará la tierra adherida a las raíces sin provocarle ningún daño a éstas. Ahora cortamos una parte de las raíces con unas tijeras bien afiladas. Se puede cortar un tercio de las raíces, y siempre de forma radial, para que queden todas del mismo tamaño más o menos. De esta forma se elimina la raíz principal, con lo cual se favorece el crecimiento de pequeñas raicillas, que serán las que sustenten a nuestro bonsái, ya que las raíces pequeñas son las encargadas de recoger los nutrientes del agua de riego.

Seguidamente hay que proceder a trasplantar el árbol rápidamente, para que no sufra por tener las raíces al aire mucho tiempo. Para ello tenemos preparada una maceta de bonsái de un tamaño no demasiado pequeño. Para estos primeros trasplantes se suelen usar unas macetas que se llaman “macetas de entrenamiento”, y que como su propio nombre indica son especialmente indicadas para que el árbol se habitúe a vivir en un espacio mucho más pequeño del que nunca ha tenido. Parece una tontería, pero es fundamental ir habituando al árbol a estas condiciones poco a poco, ya que un trasplante demasiado rápido a una maceta demasiado pequeña puede provocar la muerte del árbol. Estas macetas de entrenamiento no son más que macetas de bonsái un poco grandes, es decir, son mucho más bajas que las macetas normales, pero no tan pequeñas como las de bonsáis. Normalmente son de barro o de plástico. Una forma para ahorrar dinero es plantar los arbolillos en una botella de agua de las grandes (de 5 l) a las que se ha eliminado tres cuartas partes de la parte superior, y a la que se abren unos agujeros en el fondo. También sirve cualquier maceta no demasiado grande, porque sólo es un paso más para la adaptación a los pequeños espacios